«

»

Ago 11

Ugg para hombre

Precisamente los niños son los grandes secundadores de las congas, ese fenómeno que debe producirse en cualquier fiesta de pueblo que se precie. Diversas universidades americanas todavía estudian cómo se produce sin haber llegado a conclusiones concluyentes. Ugg para hombre Lo que siempre está claro es que nadie confesará nunca haberla empezado. Sea como sea, lo bello de la conga es que hermana a todos: niños, abuelos, gente de mediana edad, el entrañable borracho, la niña mona detrás de la que todos se quieren poner para tocar un poco de cacho…

A la verbena siempre llega alguien con ganas de darlo todo y que acaba animando el cotarro, sin importarle lo que piensen los demás. También a veces pasa que semejante marcha suele ser sinónimo de haberse bebido hasta el agua de los floreros incluso antes de empezar.Porque esa es otra: los hay especializados en colocarse en la barra (que suele ser de estas móviles con un grifo de cerveza portátil) y bebérselo todo. Sin inmutarse, sin hacer ruido,cerveza va, combinado/matarratas viene. Ugg para hombre Otros sí lo hacen, el inmutarse, y aprovechan el momento de “pedete simpático” para lanzarse a la pista a hacer el melón. Y a ver si pillan cacho. Félix Rodríguez de la Fuente podría haber rodado unos cuantos documentales del cortejo del lupus lupi en las plazas de los pueblos.

Pero no todo es baile y música en los festejos estivales. Ugg para hombre También se aprovecha para elegir a las reinas de las fiestas, gran momentazo junto con el bingo y el del concurso de disfraces de los adultos. Cuando son tus amigos los que salen disfrazados te ríes mucho pero, ¿y si son tus padres los que salen al escenario con un disfraz de esos de tierra trágame? Ruegas por favor para que vuelva a subir cuanto antes la orquesta y acabe tu sufrimiento. Porque esta es otra, las verbenas de los pueblos están planeadas para que los padres avergüencen a sus hijos adolescentes.. Pero es algo por lo que hay que pasar, que no te mata pero te hace más fuerte. Se quiera o no.