«

»

Ago 14

Ugg ripley

Pero no todo es baile y música en los festejos estivales.Ugg ripley  También se aprovecha para elegir a las reinas de las fiestas, gran momentazo junto con el bingo y el del concurso de disfraces de los adultos. Cuando son tus amigos los que salen disfrazados te ríes mucho pero, ¿y si son tus padres los que salen al escenario con un disfraz de esos de tierra trágame? Ruegas por favor para que vuelva a subir cuanto antes la orquesta y acabe tu sufrimiento. Porque esta es otra, las verbenas de los pueblos están planeadas para que los padres avergüencen a sus hijos adolescentes. Pero es algo por lo que hay que pasar, que no te mata pero te hace más fuerte. Se quiera o no.

Agosto es verano y vacaciones, pero también la señal de que la segunda fase de las bodas 2017 (aka, todo lo que va desde el mes de septiembre) se acerca. Si no quieres que tu próxima cita te pille en bikini, empieza a inspirarte con estas imágenes. Detalles y looks perfectos para copiar, vistos entre las invitadas a la pasada semana de la Alta Costura parisina:Cuando Kylie Jenner lanzó sus archiconocidos labiales al mercado, pocos esperaban que se agotaran en cuestión de minutos. Ugg ripley Al fin y al cabo, ¿qué sentido tenía comprar unas barras de labios que prometían como resultado lograr unos morritos similares a los de la más joven de las Kardashian… cuando es por todos sabido que estos son fruto de la cirugía? Se equivocaron. El universo Kardashian no entiende de lógica alguna. Kylie continua lanzando colores cada vez más atrevidos y haciendo colaboraciones con sus hermanas -que, por supuesto, se agotan en cuestión de minutos… (las colecciones, no las hermanas)- y parece dispuesta a ser la reina de la belleza del siglo XXI.

Sombras de ojos e iluminadores han seguido los pasos de los labiales mate, que ya cuentan con versiones glossy y acabados velvet.Mientras tanto, Kim Kardashian, Ugg ripley la responsable del boom del contouring, ya cuenta con sus propios productos para conseguir emular sus facciones perfectas. Y, como era de esperar, estos se agotan a tanta velocidad como los de su hermanastra.