«

»

Dic 06

Ugg women

El protagonista y el autor se enfrentan a un insondable desconcierto.Ugg women En el otoño de su existencia, atisba la muerte y se apresta a saldar todas sus cuentas con la vida. Al borde de la derrota, conocerá a Lisa Modin, una periodista que debe investigar el incendio y que avivará en él la apagada chispa que le devuelve el gusto por estar vivo y amar. Además, su hija Louise reaparece inopinadamente en un momento crucial, cuando en la terrible soledad de la caravana Welin se aferra a sus recuerdos.

Esta es la pasta con la que Mankell construye una novela en la que el dolor y la alegría, la melancolía y la ilusión, se alternan como una ducha escocesa en el constante vaivén del protagonista entre el presente y el pasado. Indaga también en las relaciones intergeneracionales, familiares y sentimentales,Ugg women y en la mortificación por una paternidad culpable.Mankell vio publicada la novela en Suecia cuando el cáncer que se le diagnosticó en enero de 2104 era ya irreversible.

Para despedirse de sus lectores decidió no recurrir a Wallander, el atípico policía al que dedicó una decena de novelas, con quien convivió casi cinco lustros y que le procuró millones de lectores. Pero no renunció a la intriga, a ese ‘género nórdico’, -«casi un subgénero de la novela negra»,Ugg women según su editor, español, Juan Cerezo-, en el que fue pionero y a dilucidar en clave de thriller un crimen que es de nuevo el motor del relato.Es evidente la conexión entre Mankel y el personaje del médico, que nunca pudo librarse del lastre de un error profesional que manchó su carrera. Fredrik Welin tiene 69 años y Mankell tenía 67 cuando se enfrascó en esta historia, batallando con los dolores y la quimioterapia. Mirando a los ojos de la muerte que define como «una anarquista incurable». «La muerte no sigue leyes ni reglas. No se entiende nunca», dirá Fredrik en el libro. «No nos dejan aprender a morir», se queja otro personaje.