«

»

Jun 15

Ugglarps bygdegård

Un reciente meta-análisis realizado por investigadores de la Universidad de California San Diego y publicado en la revista Anticancer Research ha demostrado el efecto protector de altos niveles de vitamina D ante el riesgo de morir de cáncer de mama. “Al parecer, las células cancerosas tienen receptores de vitamina D que activan una proteína que bloquea la división celular”, explica el Dr. Ángel Durántez, director médico de Neolife. La conclusión del análisis fue que no hay razón alguna para esperar a más estudios científicos para recomendar la suplementación con vitamina D en dosis seguras para sobrepasar los 30 ng/mL.

Además, otro meta-análisis publicado en la revista Breast Cancer Research and Treatment, asoció los altos niveles de vitamina D en plasma con un mejor pronóstico del cáncer de mama en estadios iniciales. Cerca del 39% de las 5.691 mujeres con cáncer de mama recién diagnosticado presentaron bajos niveles de vitamina D. Estos bajos niveles se correlacionaron con el doble de probabilidades de tener una recaída del cáncer y con un incremento del riesgo de mortalidad del 76%.

La vitamina D inhibe el crecimiento de las células tumorales, la angiogénesis, la inflamación, la invasión celular y metástasis, todo lo cual ayuda a combatir el cáncer de mama. Recuerda que, aunque también puede obtenerse de algunos alimentos, la fuente principal de vitamina D que tiene nuestro organismo es el sol. La vitamina D se produce de forma natural por el cuerpo humano cuando se expone a la luz solar directa. Aún así, recuerda que los alimentos ricos en vitamina D son: pescados azules, huevos, setas y, por encima de todos ellos, el aceite de hígado de bacalao.