«

»

Abr 19

Uggs australia outlet

 

El recurso a los mercados y la entrada de un socio extranjero son la expresión clara de unos problemas internos que quizá pasan desapercibidos ante la solidez de una marca que es parte del paisaje. El Corte Inglés ha notado la Gran Recesión, por supuesto, pero no se ha dejado demasiados pelos en la gatera: en el ejercicio cerrado en febrero de 2014 aumentó su cifra de negocio un 2%, hasta los 14.592 millones, y obtuvo 118 millones de beneficio neto. Es su cifra más baja de ganancias desde 1988, pero que levante la mano el directivo que no firmaría una trayectoria así tras más de un lustro de enorme crisis del consumo sin ningún mercado emergente que echarse a la boca. Por qué tantos cambios? Qué ha llevado a El Corte Inglés a pisar el acelerador en su proceso de modernización?

En El Corte Inglés han sucedido muchas cosas recientemente, más de las que estábamos acostumbrados a ver. No solo en lo relativo a su oferta comercial, sino también al propio corazón de la compañía, que vive una pequeña revolución interna desde 2013. Una empresa que solo ha conocido a dos presidentes en 79 años está casi estrenando máximo dirigente, Dimas Gimeno, que sucedió a Isidoro Álvarez tras su fallecimiento en septiembre de 2014. Una compañía que creció durante sus seis primeras décadas sin precisar de recursos externos está ahora muy pendiente de su abultada deuda, que le ha obligado a tomar decisiones antes impensables. Y, lo más importante, la empresa familiar dio el pasado agosto entrada a un inversor externo, el multimillonario catarí Hamad Bin Jassen Bin Jaber Al Thani, que se hizo con un 12,25% del capital por 1.000 millones de euros, fondos que la empresa anunció que destinará a amortizar endeudamiento. Ese 12,25% del accionariado procede de la autocartera de la compañía.