«

»

May 13

Uggs ioffer

Cómo puede entrar una marca internacional en un país como España sin crear una estructura propia? Marcas como Barbour, Gant, Steve Madden, Ugg, Tommy Hilfigero Elena Mirò operan en España a través de los distribuidores. Ninguna de ellas cuenta con estructura empresarial propia en el mercado español, pero abordan su crecimiento en el país de la mano de empresas que se encargan de su comercialización y, en ocasiones, de la gestión de sus tiendas, la logística y la comunicación. Son los embajadores de la moda internacional en España.

 

España es, junto a Alemania, Francia, Reino Unido e Italia, uno de los grandes mercados europeos de consumo de moda. El comercio textil en España concluyó 2013 con una cifra de negocio de 15.850 millones de euros, según datos de la Asociación de Comercio Textil y Complementos (Acotex). Las tiendas multimarca, que es el principal canal en el que operan los grupos de distribución, aportó el año pasado el 19,9% de las ventas.Organización Gómez de Zamora (Ogoza), Vía Emilia Fashion Showroom, Albion 1879 o Pepe Jeans son algunas de las empresas españolas que distribuyen en el país firmas extranjeras. En el ámbito de la moda íntima, uno de las compañías de referencia esGrupo Parera. A pesar de que la crisis ha pasado factura a este negocio, todavía hay empresas que entran en él. Ejemplo de ello es la sociedad Berher, que controla la marcaMunich, que ha anunciado que ampliará su negocio para introducirse en el campo de la distribución.

 

Cuando una marca extranjera traza un plan de expansión y decide entrar en un país como España, lo más habitual es que empiece a vender de manera directa, desde su central, en algunos establecimientos multimarca estratégicos en aquel mercado. Más adelante, según el interés por el país, la empresa buscará a un agente o a un distribuidor, según explica el consultor experto en moda Franceso Malatesta en declaraciones a Modaes.esA diferencia de los agentes, los distribuidores actúan como único cliente en  un mercado extranjero. “Ellos establecen su red de clientes y, a menudo, sus precios”, asegura Malatesta. “Los distribuidores se quedan también con los stocks y asumen los riesgos de impagados y las devoluciones”, apunta. Los agentes, en cambio, a pesar de que su objetivo también es el de introducir una marca extranjera en el país, trabajan a comisión sobre las ventas realizadas.