«

»

May 19

Uggs manhattan

Vas a pasar mucho tiempo de pie, tal vez con tacones, así que debes prepararte para una intensa jornada. Lo mejor es que uses una crema con algún ingrediente que active tu circulación y tenga efectos calmantes, como la Crema Camino de Santiago de la marca de cosmética ecológica Amapola, con extractos de árnica, enebro, hipérico y romero que actúan mejorando la sensación de pesadez de las piernas, mientras relaja e hidrata la piel.

Símbolo de una feminidad otra, andrógina y muy distinta a los conceptos de la época, gran defensora de los derechos indígenas, activista de izquierdas, retratista de su propio dolor, su sexualidad, sus frustraciones e ilusiones. Frida Kahlo fue una mujer distinta en su tiempo, ejemplo de muchas otras, que fue capaz de cautivar con su arte y estilo, con su personalidad, a pesar de todos sus impedimentos físicos y los sociales por ser mujer. Por ello, llevar a Frida contigo en un tatuaje para muchas personas es símbolo de un feminismo entendido desde una visión particular de ser mujer, la de cada una.

 Quizás la razón principal por la que Frida Kahlo Calderón (México, 1907-1954) se ha convertido en un icono feminista es porque decidió vivir su vida desde un concepto amplio de libertad. Aunque se sintió encerrada en muchas ocasiones debido a su enfermedad, como acostumbraba a simbolizar en sus famosos autorretratos, la artista transformó su dolor en libertad expresada en forma de identidad propia, que recogía sus raíces tehuanas con la expresión de la modernidad. Sus pinturas reflejaron lo que ella misma era, a modo de honestidad inocente que se convirtió en su valor más preciado como persona. 

Su fortaleza mental pareció no tener límites, Frida transformaba su dolor en vida. Su tormentosa relación con el pintor Diego Rivera, marcada por continuas infidelidades por parte de él, incluso con una de sus hermanas, finalmente se transformó en la oportunidad para Frida en la experimentación de su sexualidad con hombres y mujeres, algo totalmente transgresor para las mujeres de la época. Su arte se convirtió en su forma de superar el dolor, y su estilo personal, en su mejor arma de autoaceptación. Frida pintó sobre su aborto, un embarazo que tuvo que ser interrumpido debido a sus problemas de salud, pintó sobre su identidad femenina, retratándose andrógina una y otra vez, sobre el amor, el dolor y la vida.