«

»

Oct 18

Uggs mustang

Privalia gana una talla tras cambiar de manos. La plataforma catalana de venta de stocks por Internet ultima la ampliación de su sede central en Barcelona, un año después de ser adquirida por el gigante galo Vente Privee. El objetivo de las obras es contar con un espacio para hacer frente a la expansión de la empresa y para acoger al equipo de Vente Privee, que se trasladó a las oficinas de la empresa española el año pasado.Vente Privee, por su parte, ha abandonado definitivamente sus oficinas en Barcelona, ubicadas hasta el año pasado en Paseo de Gracia y cuyo contrato de arrendamiento finalizaba el año pasado. Ya desde julio, cuando se hizo efectiva la compra de Privalia, el equipo del grupo galo comenzó su traslado a las oficinas de Privalia, ubicadas en la calle Llull, en el distrito 22@ de Barcelona. La empresa cuenta con una plantilla de más de mil personas.

Antes de que Privalia se trasladara a esa ubicación en 2010, el inmueble acogía la antigua sede de Loewe en Barcelona. Privalia cuenta además con oficinas en Barcelona, Milán, Sao Paulo y Ciudad de México. Vente Privee, por su parte, cuenta con oficinas en Reino Unido, Alemania, España, Italia, Bélgica, Austria y Holanda.Vente Privee selló la compra de Privalia en abril del año pasado. El grupo galo desembolsó 44,1 millones de euros, lo que equivale a 24 veces el resultado bruto de explotación (ebitda) de la empresa española.Tras la operación, Vente Privee optó por colocar al frente de su negocio en Italia y España (los dos mercados en los que también está presente Privalia) a los responsables de la plataforma catalana en cada país.

La compañía nombró a Albert Serrano, hasta entonces director general de Privalia en España, como nuevo máximo responsable del grupo de nueva creación en el país, lo que supuso la salida de Fernando Maudo. En Italia, por su parte, la empresa nombró a Valentina Visconti como nueva directora general.Esta no fue la primera vez que Vente Privee recurrió a las compras para consolidarse en un mercado. En 2015, la compañía tomó el control de su competidor belga Vente Exclusive, y un año después hizo lo propio con la plataforma polaca Zlotewyprzedaze. Además, coincidiendo con la compra de Privalia el grupo también tomó el control de Eboutic, la plataforma líder de venta de stocks online en Suiza.